Archivo de la etiqueta: injurias

Injurias al Rey, no se lo pierdan

Agüita, porque con este tipo de entregas les vamos dando cuenta de lo que será Página21. Esta entrada, que recoge un reportaje de la ETB sobre los límites de las injurias al rey Juan Carlos y/o a la monarquía española, o peor dicho, a la Corona, es de lo más interesante. Y es un repaso a los borbones. ¿Sabían que la mujer de Carlos IV estuvo embarazada 25 veces y ninguna fue de su marido?

Les dejo en enlace–>Pag21.info

Deja un comentario

Archivado bajo ciudadanía

Don Pepito: “No insulto. Lo mío son palabras populares”

Le faltó decir que lo suyo era poesía pura, contagiado por el juez que le alaba su afán independentista, pero José Rodríguez Ramírez, editor y director y propietario del periódico El Día, alegó que lo suyo es simplemente “lenguaje periodístico” cuando pide que vuelva la guillotina y se lleve por delante la cabeza de Santiago Pérez, por socialista y por vividor. 

Una vez más me he colado en una sala de vistas de los juzgados de Santa Cruz de Tenerife, ansiosa con el espectáculo que se prometía. Después de asistir al juicio de don Pepito (creo que el hombre ha metido la pata al insistir en que no se le llame así) contra Carlos Sosa por llamarle don Pepito, este de hoy era para no perdérselo. Y en efecto, fue un espectáculo. Esta vez el amo de la prensa tinerfeña (y de toda Canarias, oigan) se sentaba en el banquillo. Por primera vez.

Queda claro que el dueño de El Día es un hombre mayor, 85 años, pero con una mente de lo más lucida. Todas las barbaridades que escribe son plasmaciones de sus pensamientos. Y cómo él manda, él ordena, él marca las pautas, ahí están las reiteradas joyas que le ha dedicado a Pérez desde su etapa de diputado socialista hasta este día, en el que le dijo a la juez que reiteraba que su querellante era “un pozo de ruindad”, expresiones que, a su criterio, solo son “términos políticos, periodísticos, profesionales”. “No insulto, mis palabras son populares. Están en el diccionario”.

No solo eso, no solo que él no insulta al llamar “hez” al ex diputado (“es libertad de expresión”), sino que se sintió muy ofendido porque Pérez calificó un editorial del periódico como fascista. Con la misma seguridad se ratificó en otras lindezas publicadas por orden suya, con plena facultad de sus funciones mentales, como que Pérez es un “inmoral político”, “un analfabeto”, y también que “de existir la pena de muerte, ya habría sido fusilado”.

A ver, no interpreten mal al anciano, él lo dice en sentido metafórico, sin ánimo de incitar a la violencia, porque (sic) “son mensajes que le lanzaba a Pérez directamente”, aunque los lean otras 200.000 personas.

Lo mejor vino de la parte de su abogado, Juan Miguel Munguía, que esta vez no tuvo la complacencia de un juez poeta, sino que tuvo enfrente a  una juez con las ideas algo más claras, quizás porque piensa en prosa y no en verso. Intentó usar la misma táctica que en el juicio contra Sosa, mezclando churras con merinas, y comparando lo que su cliente había publicado con lo que dijo no sé quién en Tarrasa de una política de no sé qué pueblo.

“Pero si esto es lo noooormaaaal, los insultos son normaaaales entre políticos”, vino a decir, porque, no se lo pierdan, El Día ha contratado a un experto en informática, que les debe cobrar un pastón, aunque solo sea por ir de juicio en juicio, para que aporte los resultados que ha obtenido de google (no usa otro buscador, ya le vale) de tal o cual palabra o expresión.

El avispado perito, que siempre termina como testigo, el pobre, y que en esta ocasión ni fue citado, tenía datos escalofriantes: hasta 10.000 veces algún político español, alguna vez en la Red, ha dicho de otro político que es un ruin o un inmoral. Toma ya. (¿10.000 solo? A este informático le falla el programa) ;)

Con la salvedad de que don Pepito no es oficialmente político, aunque todos sepamos cómo maneja(¿ba?) los hilos.

La juez empezó a hartarse al no ver relación entre las preguntas del letrado con las injurias por las que se celebraba esa vista,  ni con que menganito hubiese llamado X a zutanito, ni con que Pérez, al que en su casa de niño alguna vez llegaron a llamar Santi, se hubiese referido a otras personas en términos más o menos peyorativos.

Así que rechazó una tras otra seis de las nueves preguntas por improcedentes. Una de las rechazadas fue referente a si Santiago Pérez no comulgaba con  la línea editorial del periódico de marras, por si es que quedaba alguna duda. :(

Espero que se hayan hecho a una idea de lo ocurrido en el juzgado de lo Penal 5. Si sale absuelto, después de lo que han leído y la de Vil ha escuchado, es para echarse a llorar o partirse de la risa. Por suerte, juez poeta…¡no hay más que uno! :)

1 Comentario

Archivado bajo Justicia, Santa Cruz de Tenerife